Gracias a la incorporación de la digitalización e industrialización al proceso constructivo, Felipe Aravena, Arquitecto y co-fundador de ARCOM, empresa de Arquitectura y Construcción Modular, desarrolló un nuevo sistema constructivo que permite fabricar en taller “soluciones de uso habitacional, industrial y agricola empaquetadas”,bajo la lógica de «hágalo usted mismo» (HUM o DIY, por sus siglas en ingles).

“Una de las grandes fortalezas de este sistema constructivo, es que permite construir en lugares de difícil acceso, o donde las condiciones climáticas son desfavorables, ya que la construcción es liviana y, fácil de transportar. Además, es amigable con el medio ambiente, pues nos incentiva a ser eficientes, llevar lo justo y necesario, y no generar escombros, lo que va en línea con los valores de nuestra empresa” dijo el Arquitecto.

Natalia Sepúlveda y Felipe Aravena, Socios de Arcom

Es así, como la empresa ARCOM, incorporando I+D+i ha desarrollado una serie de soluciones constructivas modulares innovadoras en las áreas de producción de alimentos, salud, industrial, y minería, entre otros, utilizando la digitalización y la industrialización como herramientas fundamentales en la búsqueda de insertar la eficiencia y la productividad que destacan en la industria “manufacturera” a la industria de la construcción.

“Mediante la digitalización de procesos, y la industrialización, nuestra empresa mejora la productividad de la construcción, permitiendo disminuir costos y plazos, ya que primero se modela y se estandariza, para luego fabricar y realizar el montaje de cada pieza en taller, esto nos otorga flexibilidad a la hora de construir, disminuye trabajo en obra, errores, mermas de materiales y no requiere de mano de obra especializada, lo que otorga movilidad a nuestros trabajadores y reduce tiempos muertos entre especialidades” comenta Natalia Sepúlveda, socia de Arcom.

Fabricación, construcción, traslado, montaje en Rapa Nui.

Un ejemplo de ello, es un proyecto desarrollado para ser emplazado en Rapa Nui, donde el arquitecto diseñó una «oficina empaquetada», logrando solucionar algunas de las mayores complejidades a las que se ven enfrentados los isleños en materia de infraestructura: disponibilidad de materiales y posterior construcción sin mano de obra calificada. “En este caso, diseñamos la infraestructura, su montaje y desmontaje, así como también su empaque. De esta forma generamos 7m3 en total, que significaba solo el 19% de lo que sería la infraestructura final, esto nos permitió trasladarla en avión hasta la Isla de Pascua, reduciendo los costos y tiempos de entrega. Finalmente, hicimos el montaje de una oficina de 37m3 en solo 4 días, entre dos personas, sin uso de mano de obra especializada, sin uso de agua ni electricidad, usando solo herramientas manuales e inalámbricas» comenta Felipe.

Conociendo el potencial que tiene este sistema constructivo para ser replicado e incorporado a otros rubros, como turismo y minería, además de las expectativas de una posible internacionalización, es que ARCOM ha dado inicio a un proceso de búsqueda de socios capitalistas, que le permitan expandirse a nuevos mercados y llegar de esta forma con soluciones constructivas innovadoras a más clientes.